Deportistas

Fátima Diame al desnudo | La atleta perfecta de cuerpo y culo perfecto

RESISTENCIA

La valenciana Fátima Diame, dos veces campeona de España de longitud en pista cubierta, se quedó a cuatro centímetros de la final en sus primeros Europeos bajo techo, a los que llegaba en virtud de un salto de 6,54 metros.
Su tercer esfuerzo en la ronda de clasificación, que se tradujo en una marca de 6,46 metros, la dejó a las puertas del concurso definitivo, novena en el ránking.
Ana Peleteiro y el primer baile en TikTok con Benjamin CompaoréAna Peleteiro y el primer baile en TikTok con Benjamin Compaoré
A sus 23 años, la discípula de Rafa Blanquer ya ha estado, al aire libre, en unos Mundiales absolutos (Londres 2017) y en unos Europeos (Berlín 2018), pero nunca ha superado la ronda de clasificación.

La saltadora valenciana Fátima Diame explicó que su objetivo en el Campeonato del Mundo de Belgrado de este fin de semana es ambicioso, ya que, como mínimo, quiere ser una de las ocho finalistas en longitud y, una vez en la final, no se conforma: “pelearé por estar lo más arriba posible y, por qué no, luchar por una plaza en el podio”, afirmó.

«No quiero ni aventurarme ni exigirme marcas concretas. Ni yo ni Iván (Pedroso). Y, desde que no me obsesiono con llegar a determinados registros, entreno mejor, y me encuentro más tranquila y feliz en el aspecto mental. Dicho esto, en Belgrado espero llegar más lejos que el 6,64m de este invierno», explicó en declaraciones al Proyecto FER.

Fátima Diame: «Pelearé estar lo más arriba posible y, por qué no, una plaza en podio»
La atleta valenciana que entrena con Iván Pedroso y competirá el domingo (17:30h) en la final de longitud del Mundial de Belgrado, donde llega con la 9ª marca pero convencida de que vale más

fatima diame, salto de longitud en belgrado
La saltadora valenciana Fátima Diame explicó que su objetivo en el Campeonato del Mundo de Belgrado de este fin de semana es ambicioso, ya que, como mínimo, quiere ser una de las ocho finalistas en longitud y, una vez en la final, no se conforma: “pelearé por estar lo más arriba posible y, por qué no, luchar por una plaza en el podio”, afirmó.

«No quiero ni aventurarme ni exigirme marcas concretas. Ni yo ni Iván (Pedroso). Y, desde que no me obsesiono con llegar a determinados registros, entreno mejor, y me encuentro más tranquila y feliz en el aspecto mental. Dicho esto, en Belgrado espero llegar más lejos que el 6,64m de este invierno», explicó en declaraciones al Proyecto FER.

Diame afrontará este fin de semana su quinto evento internacional absoluto. En el Europeo al aire libre de Berlín en 2018, no pasó a la final. En el Europeo bajo techo de Glasgow en 2019, llegó hasta los 6,46m; se quedó a sólo cuatro centímetros de la octava plaza y de ser finalista mientras que en el Europeo en pista cubierta de Polonia en 2021, saltó 6,47m y acabó séptima. En los Juegos de Tokio, hizo 6,32m y no tuvo opciones de llegar a la final.

Esta temporada, en la que ha decidido abandonar Valencia y mudarse a Guadalajara para entrenar con Pedroso, su mejor marca ha sido de 6,64 metros, registro logrado el pasado 17 de febrero, durante la reunión internacional de Lievin, que supone marca personal bajo techo, pero Diame dijo que este registro no refleja su mejor buen momento de forma.

“Con lo hecho hasta el momento durante este invierno estoy contenta, pero no plenamente satisfecha. Sé que estoy para bastante más que esos 6,64m. Ha habido nulos muy largos que así lo atestiguan”, manifestó. La deportista FER realizó un balance “muy bueno” sobre sus seis primeros meses entrenando en Guadalajara y dijo estar feliz con la decisión que tomó de dejar Valencia para ponerse a las órdenes del exatleta cubano.

“Los hechos y las marcas así lo reflejan. He logrado marca personal en pista cubierta tanto en longitud, como en triple salto. Iván Pedroso es muy buen entrenador y el grupo de trabajo es maravilloso, tanto en lo deportivo como en lo personal. Creo que voy por el buen camino. Ahora, cruzo los dedos para no lesionarme y seguir así”, finalizó.

Yulimar Rojas se queda a 2cm del récord; García y De Arriba prometen para Belgrado
La venezolana salta 15,41m en el Mitin de Madrid en Gallur y celebra una plusmarca que rozó. Los dos ochocentistas españoles solo son superados por Elliot Giles y Asier Martínez gana las vallas.

yulimar rojas en gallur
Esta vez hubo dos sin tres. El récord mundial estuvo cerca en Gallur, Madrid, final del mejor circuito de atletismo en pista cubierta, el World Indoor Tour, en la noche de este miércoles. Tan cerca que Yulimar Rojas, el talento histórico venezolano, incluso llegó a saltar y a celebrar sobre el tartán, con botes y gritos, una marca que luego no fue tal. Era el quinto intento del triple salto. La emoción jugó una mala pasada, pero la cinta métrica no engañó. 15 metros y 41 centímetros. A solo dos de la plusmarca bajo techo que ella misma estableció aquí hace dos años, antes de que la pandemia parara el mundo. Tendrá que ser en el Mundial de Belgrado.

Rojas, que se dejó varios centímetros en la tabla en ese salto, culminó una serie espectacular con tres saltos nulos y tres válidos: 15,35, 15,41 y 14,90 metros. Encendió al público madrileño que llenaba el 75% de aforo posible y no tuvo rival (en realidad, nunca lo tiene) en una apagada Liadagmis Povea (14,08m).

This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
García y De Arriba, listos para Belgrado
Los aficionados, al menos, se llevaron el buen sabor de boca de ver a Adel Mechaal y Mohamed Katir cara a cara con los africanos, o certificar las opciones de medalla que tendrán en Belgrado los dos ochocentistas españoles, Mariano García y Álvaro de Arriba. El murciano, líder mundial del año, ya avisó la víspera que él no había viajado a Madrid para no ganar y en cuanto se retiraron las liebres a falta de 300 metros se lanzó como un poseso a por la victoria.

El nuevo plusmarquista español nunca especula, pero pagó la valentía en la última recta, cuando el británico Elliot Giles, que el año pasado corrió en 1:43 bajo techo y se le había pegado en la contrarrecta, le superó y certificó su triunfo global en el World Indoor Tour en 1:45.43. Mariano llegó después (1:45.82) soportando el ataque final de Álvaro de Arriba (1:45.97), que, siempre más analítico, decidió reservarse atrás con Adrián Ben cuando vio que todos salieron como velocistas, 24,45s la primera vuelta, 50,50s al paso por los 400 metros.

Fátima Diame, Eusebio Cáceres y Jorge Ureña sumaron los tres títulos para el atletismo de la Comunitat Valenciana en Ourense, donde se está celebrando el Campeonato de España en pista cubierta. La valenciana se hizo con el liderato en la final de longitud con su segundo salto (6,47) y se dedicó a buscar una gran marca que no llego; el de Onil, reñido por la hora (10.25) lo consiguió con su cuarto intento, el mejor del año (7,97), y su paisano, que sufrió muchos dolores durante todo el heptatlón, demostró que él jamás se rinde y acabó coronándose campeón (5.955 puntos).

Diame decidió hacer una apuesta el año pasado. Después de unos Juegos Olímpicos donde compartió habitación con Ana Peleteiro, la valenciana le pidió un sitio a Iván Pedroso en su fastuoso grupo de entrenamiento. Allí, en Guadalajara, ha cambiado pequeños detalles y ha empezado una nueva vida. “Necesitaba un cambio porque me veía estancada, aunque le doy las gracias a Rafa (Blanquer) y siempre le estaré agradecida por ser como un padre para mí, pero necesitaba algo diferente, Iván me aceptó y me fui. Vivo sola, tengo la pista de Guadalajara cerca y allí entreno con Ana Peleteiro y Héctor Sánchez y el resto de gente del grupo. Y estoy muy contenta”.


Nunca antes lo consiguió nadie. Ha sido ella la que en los Campeonatos de España de Atletismo en pista cubierta celebrados en Sabadell ha dejado con la boca abierta al personal. En edad Junior, se ha colgado dos medallas de oro, todo un hito para una joven de 17 años. Fátima Diame es la gran esperanza del atletismo español, una joven que simboliza el cambio de ciclo. Una velocista que ganó los 60 metros lisos (7,44) y voló más lejos que nadie en salto de longitud (6,29).

Con sólo 20 años, en edad Junior, ha alcanzado una cota sólo alcance de unos pocos elegidos. Nacida en Valencia, pero de padres senegaleses, apenas tiene recuerdos de su país de origen por un viaje que hizo hace años a Senegal. Cuando tenía 10 y paseaba por el cauce del Turia, vio a unos atletas entrenándose en unas pistas y le dijo a su padre de inmediato que ella quería ser como ellos. “Me gustó el ambiente que vi, me llamó la atención. Le dije a mi padre que quería estar allí, junto a aquellos atletas”, comenta en conversación con nosotros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: