Actrices

Emma Thompson se desnuda integral a los 63 años en Buena Suerte, Leo Grande!

Emma Thompson y su desnudo integral a los 63 años en Buena Suerte, Leo Grande!

El destape de Emma Thompson
«A los 63 años lo enseño todo»

«Hago un desnudo frontal y sin filtros»

La actriz ha decidido desnudarse ante las cámaras por primera vez en una película. Es una decisión meditada y con mucho mensaje. Hablamos con Emma Thompson del cuerpo femenino, de sexo y, sí, también del orgasmo.
Por Caitlin Moran | Fotografía: David Burton
Yo nunca he estado en una orgía. ¿Tú has estado en una? Nunca me han invitado a una fiesta de sexo. ¿Que si me fastidia? Nooo… ¡Nada de eso! ¡Jajaja! ¡No, por Dios!». La dama Emma Thompson está en su casa de Escocia. La entrevista iba a ser en Londres, pero Thompson está pasando por momentos complicados. Un amigo está muriéndose y ha cancelado la promoción de su película –con la salvedad de esta entrevista– para estar a su lado. Y ayer resbaló y se cayó al cruzar por un arroyo. «¡Esto de caerse en un arroyo no puede ser más viejuno!». Y se ha hecho un esguince en la pierna. Thompson ha interpretado a personajes tan dispares como la malísima Cruella de Vil o la reina Isabel. En Love actually protagonizó quizá la secuencia más famosa de su carrera: Karen se desploma al darse cuenta de que su esposo le es infiel. Según dijo por entonces, solo exteriorizaba un dolor real: «Ken (el actor Kenneth Branagh, con quien por entonces estaba casada) me había roto el corazón y estaba destrozada». Hoy, sin embargo, hablamos de otras cosas. De sexo. ¡Del sexo! Su última película, titulada Good luck to you, Leo Grande, es una de esas producciones que dará carnaza a las redes sociales. Su protagonista, Nancy, interpretada por Thompson, es una profesora de religión tan concienzuda en lo profesional como reprimida en lo personal. Tras 30 años de matrimonio, nunca ha tenido un orgasmo. Ahora que es viuda y se ha jubilado, decide tener una aventura. Y contrata a un gigolo de alto nivel, Leo Grande, «para ver si por fin entiendo a qué viene tanto jaleo».

«A Las mujeres nos han lavado el cerebro para que odiemos nuestros cuerpos. Hasta ahora no me habían ofrecido rodar escenas de sexo. No soy lo suficientemente bonita ni tengo el tipo adecuado…»
El guion aborda todos los aspectos escabrosos del sexo: los trabajadores sexuales, el envejecimiento, el poder y el feminismo, pero el verdadero filón es que Emma Thompson, de 63 años, protagoniza una escena de sexo explícito, con posturas de toda clase, sin remilgos… Y un desnudo frontal integral, sin filtros. ¿Por qué? «Nunca en la vida me habían ofrecido rodar escenas de sexo», responde mientras se sirve un té. «Como decía mi madre, siempre he interpretado a mujeres ‘buenas, cerebrales’, por así decirlo. Y tampoco daba el tipo de alguien a quien ellos quisieran ver desnuda. Y, cuando digo ‘ellos’, me refiero a los altos ejecutivos. Soy demasiado bocazas, no lo suficientemente bonita… En una entrevista que hice hace años, el periodista escribió que había engordado mucho, que mis piernas eran ‘como troncos de árbol’ y que me había ‘descuidado’. Tenía 31 años y no me moría de hambre, pero nadie se da cuenta de lo delgadas que están la mayoría de las actrices».

alternative text
El primer orgasmo. Good luck to you, Leo Grande, una comedia sobre el ‘despertar sexual’ de una profesora viuda, protagonizada por Thompson y Daryl McCormack, se estrena el 17 de junio en el Reino Unido.
Hay un momento en que Nancy, su personaje, se encuentra de pie, desnuda y en éxtasis poscoital delante de un espejo y se mira. El momento es tan impactante como novedoso. Es la primera vez que el cine muestra a una mujer entrada en años desnuda que contempla su imagen satisfecha. En la rueda de prensa del estreno de la película en la Berlinale, una intervención de Thompson se hizo viral. «A las mujeres nos han lavado el cerebro para que odiemos nuestros cuerpos», dijo, y la sala estalló en aplausos. A continuación se levantó y gritó: «Así que, mujeres, poneos delante de un espejo, quitaos la ropa… aceptadlo y no lo juzguéis». «Nancy hace algo que yo nunca he podido lograr –confiesa hoy la actriz–. Cuando me miro en el espejo, siempre trato de verme ‘mejor’: giro hacia un lado, hacia el otro, reviso mi trasero, meto tripa. No acepto mi cuerpo tal como es. Pero en la película, en ese momento, a Nancy su cuerpo le proporciona segundos de puro placer y está maravillada con él, no por su aspecto, sino por lo que ha llegado a ser para ella. Un lugar donde ser feliz».

«Para mí, el sexo es la privacidad llevada al infinito. Esta vertiente privada es lo que le confiere todo el erotismo, todo lo que tiene de mágico y de sagrado»
Aunque no sea capaz de ponerse delante de un espejo sin hacer malabares para hacerlo «aceptable», la actriz se siente «relajada» con la desnudez. «Hay algo muy relajante en estar en una habitación llena de gente desnuda, como en una sauna alemana. Nadie te mira y la mayoría tenemos formas normales: ni despampanantes ni grotescas». En un mundo donde cada vez menos mujeres conservan el vello púbico (la mayoría se lo rasura total o parcialmente), el hecho de que la actriz lo muestre a las claras también es significativo. «Yo también me lo afeitaba… y me arrepiento porque no ha vuelto a crecer como antes. Ahora soy mayor y está un poco patético y débil. Me encantaría tener un arbusto de verdad». Thompson no hace ascos al nudismo. Lo ha heredado de sus padres, los actores Phyllida Law y Eric Thompson. «No tenían problemas en ir en cueros». Ellos fueron los que moldearon su actitud sobre el sexo. Cierta vez, cuando aún era pequeña, oyó que estaban haciendo el amor en la habitación de al lado, «y era evidente que estaban pasándolo en grande». Ese episodio fue uno de los primeros capítulos de su educación sexual. La capacidad de Thompson para sacarle punta a la sexualidad queda patente cuando me cuenta otra anécdota, de la adolescencia esta vez. Recuerda que, cuando preparaba una cita con un chico, escribió un listado de «cosas que tengo que hacer». A saber: «1) Lavarme y ponerme talco en todas partes. 2) Depilarme las cejas. 3) Pintarme las uñas. 4) Depilarme las piernas». Su madre encontró la lista y, como broma, sustituyó las palabras finales por «culo», de manera que, al revisar la lista, Thompson se encontró con que ahora ponía: «Lavarme y ponerme talco en el culo, depilarme el culo», etcétera.

alternative text
Mujer de familia y muy activa. Emma Thompson está casada desde 2003 con el también actor británico Greg Wise, después de divorciarse de Kenneth Branagh. Tienen dos hijos: Gaia, nacida tras una fecundación en vitro cuando la actriz tenía 40 años, como ella misma detalló, y Tindyebwa, al que adoptó en 2003 cuando él tenía 16 años y que fue niño soldado en Ruanda. Con Tindy, ahora licenciado en Ciencias Políticas, lidera diversas iniciativas solidarias.getty images
Emma Thompson continuó esta desprejuiciada tradición familiar cuando crio a su hija Gaia, quien hoy tiene 21 años. «Cuando era pequeña, le escribí un librito sobre el sexo… con la particularidad de que en lugar de ‘sexo’ usé la palabra inventada ‘cha-vún’. Me parecía más divertida y adecuada para una niña. Hay algo duro en la palabra ‘sexo’, carece de ternura, y gran parte del sexo tiene que ver con la ternura. Para mí, el sexo es la privacidad llevada al infinito. Esta vertiente privada es lo que le confiere todo el erotismo, todo lo que tiene de mágico y de sagrado».

alternative text
Reacción de los espectadores masculinos. Explica Emma Thompson que le sorprendió la reacción de un hombre mayor que dijo que, tras ver la película e fue a casa y empezó a hablar con su mujer sobre lo que podría darle placer. ¡Por primera vez!
«¿Perder peso? Casi le arranco la cabeza»
Thompson es una prestigiosísima actriz, pero no cae bien a todo el mundo. No a todos encanta una feminista de ideas progresistas con sentido del humor y poso intelectual que lo mismo puede manifestarse en las calles que ir por la alfombra roja. De hecho, la actriz fue una de las primeras figuras conocidas que señaló a Harvey Weinstein. Lo describió como «depredador» y «matón» y añadió que no era más que «la punta del iceberg» de los abusos sexuales en Hollywood. Según dijo, «cuando tenía veintitantos años me pasaba media vida luchando con vejestorios que insistían en meterme la lengua en la boca». Llegó a amenazar con dejar el rodaje de Retorno a Brideshead cuando un directivo de la televisión le espetó a otra de las actrices, Hayley Atwell, que lo que tenía que hacer era perder peso. «Yo no me callo. Digo lo que pienso porque en el fondo soy ‘rojilla’ y, si alguien me viene con esas, le arranco la cabeza».

«Cuando tenía veintitantos años me pasaba media vida luchando con vejestorios que insistían en meterme la lengua en la boca»
«Hay quien piensa que no tienes derecho a expresar unos principios cuando te pasas media vida pisando la alfombra roja. Que solo puedes denunciar los horrores del mundo vestida como una monja. Es de locos. Yo soy actriz, es como me gano la vida, y a la vez tengo unos principios. No puedo desvincular ambas cosas». De ahí que no dudara en sumarse al rodaje de Leo Grande. «Tuve claro que no podía decir que no a esta película –recalca–. Que esta película había que hacerla». Hace tres décadas, Richard Gere contrató los servicios de la trabajadora del sexo Julia Roberts en Pretty woman, y el resultado fue una comedia romántica deliciosa. En 2022, en Leo Grande, una mujer de 55 años contrata a un joven trabajador del sexo con la idea de disfrutar de un orgasmo por primera vez… Y muchos críticos dicen sentirse inquietos por la dimensión moral del asunto.

«Yo creo que ha llegado el momento de hacer una película, ¡una sola!, ¡por una vez en la vida!, donde una mujer quiere algo y hace lo que los hombres hacen continuamente, para ver qué pasa a continuación». Y resalta que lo que más le sorprende es la reacción de los espectadores masculinos ante la película, «jóvenes y mayores que tienen, quizá por primera vez, conversaciones sobre el placer sexual femenino. Un hombre mayor dijo que vio la película e inmediatamente fue a casa y empezó a hablar con su mujer sobre lo que podría darle placer. ¡Por primera vez!».

La leyenda de la actuación de 63 años Emma Thompson se pone completamente al frente de su primera escena de desnudo en casi 20 años en la nueva película de Hulu Good Luck to You, Leo Grande! También esta semana, P-Valley trae más piel de club de striptease, la película original de Netflix Centaur presenta a la sexy Begoña Vargas desnuda, mientras que la segunda temporada de la serie sueca Love and Anarchy sirve un montón de ambos… junto con alguna desnudez inesperada!

Lo primero que llama la atención de Emma Thompson es su pelo blanco, un tono mucho más elegante que el que se atrevería a elegir una persona cualquiera de 63 años, pero que tampoco niega su edad. A la cabellera la acompaña esa sonrisa amplia y esa mirada astuta que sugieren tanto un ingenio irónico como la voluntad de bromear.

El Times  Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos. Get it sent to your inbox.

No obstante, Thompson comienza nuestra videollamada improvisando una maniobra estilo MacGyver para cubrir el monitor de su computadora con un trozo de papel y cinta adhesiva para no verse en la pantalla. “Lo único que no soporto de Zoom es tener que ver mi cara”, dijo. “Así que me voy a tapar”.

Estábamos frente a un par de pantallas de computadora para hablar del que quizá sea su papel más revelador hasta la fecha. En la nueva película Buena suerte Leo Grande, dirigida por Sophie Hyde, Thompson está emocionalmente ansiosa y físicamente desnuda, y no de una forma sexy con iluminación tenue.

ADVERTISEMENT
Thompson interpreta a Nancy, una exmaestra de escuela religiosa que acaba de enviudar y que nunca ha tenido un orgasmo. Nancy, que alguna vez fue una esposa devota y una madre responsable, alberga un gran arrepentimiento por lo que no vivió y por los hijos sosos y dependientes que crio, y contrata a un trabajador sexual —un hombre mucho más joven interpretado por el relativamente novato Daryl McCormack (Peaky Blinders)— para que le proporcione el placer que tanto ansía. El público acompaña a esta mujer con la que es tan fácil identificarse —podría haber sido tu profesora, tu madre, e incluso tú— quien, en palabras de Thompson, “ha cruzado todos los límites que ha tenido en su vida”, mientras se enfrenta a este monumental acto de rebeldía.

“Sí, ha tomado la decisión más extraordinaria, la de hacer algo muy inusual, valiente y revolucionario”, señaló Thompson desde su oficina en el norte de Londres. “Luego toma al menos dos o tres decisiones para no concretarlo, pero tiene suerte porque ha elegido a alguien que resulta ser bastante sabio e instintivo, con un nivel inusual de comprensión de la condición humana, y que la entiende, comprende lo que está pasando, y es capaz de sugerir con sutileza que podría haber una razón detrás de todo esto”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: