El Look más sexy de Anya-Taylor Joy junto a su novio Malcolm McRae

Publicado por lucenpop en

Anya Taylor-Joy dice que se volvió gamer después de filmar Super Mario Bros. La Película
La estrella confesó que ahora una de sus actividades favoritas es reunirse con sus amigos para tener una tarde de videojuegos

Hoy en día, Anya Taylor-Joy es una de las actrices más reconocidas y admiradas del cine y el streaming, y su popularidad sigue en ascenso. Hasta ahora, la mayoría de sus papeles han destacado en producciones independientes, dramas y suspenso, y ya se ha convertido en un gran referente. Tan sólo su paso como protagonista en Gambito de Dama – 93% la hizo acreedora de varios premios, así como el reconocimiento de la audiencia.

Sigue leyendo: Super Mario Bros. La Película | Fans aman a Anya Taylor-Joy como Peach pero siguen odiando a Chris Pratt

Se ha vuelto una de las preferidas de Robert Eggers en cintas como La Bruja – 91% y El Hombre del Norte – 87%, y, a pesar de la mala recepción, ya fue parte del elenco de una cinta dirigida por David O. Russell, es decir, Ámsterdam – 23%, en donde compartió escena con estrellas de la talla de Margot Robbie, Christian Bale y Robert De Niro. Ahora está por estrenar algo totalmente diferente a lo que había ofrecido: cine animado.

Pero no se trata de cualquier animación, sino de una de las franquicias clásicas más icónicas de la industria de los videojuegos, Mario Bros. Hace varios meses se confirmó que el popular personaje de Mario volvería intentar dar el salto a la pantalla grande, luego de algunos fracasos, y al mismo tiempo se dio a conocer que el elenco principal estaría a cargo de Chris Pratt como Mario, Jack Black como Bowser y Anya como la Princesa Peach.

Hasta ahora hay un par de avances liberados que han emocionado los suficiente a la audiencia como para esperar que tenga un gran debut en abril del 2023. El doblaje es un terreno poco explorado por la co-estrella de Fragmentado – 75%, pero prestarle su voz a la adorable y valiente princesa ha sido significativo personal y profesionalmente. Durante una conversación con la revista Modern Luxury San Diego, la actriz confesó que nunca había tenido ningún tipo de acercamiento con alguno de los videojuegos de Mario Bros.

Pero después de haber terminado la película, ahora es una gran jugadora e incluso se ha vuelto una de sus actividades preferidas para pasar la tarde con sus amigos.

Continúa con: RESEÑA: El menú | Los excesos del amor al arte

Ahora soy una jugadora, y es realmente divertido. Idealmente, me gusta jugar en las salas de juegos porque, de nuevo, es como el cine; Me encanta la ceremonia [que implica]. Voy con un montón de amigos. Y pasamos horas en la sala de juegos.
Super Mario (Untitled Illumination Entertainment Project) se espera para abril del próximo año, y corre bajo la dirección de Aaron Horvath (Jóvenes Titánes en Acción: La Película – 83%) junto a Michael Jelenic , quien ha sido responsable de los guiones de Jóvenes Titanes, Batman: El Regreso del Enmascarado – 89% y La Mujer Maravilla – 86%. Mientras tanto, ha sido un año bastante ocupado para la actriz, pues acaba de terminar de filmar el spin-off de Mad Max: Furia En El Camino – 97%, en donde interpreta a Furiosa.

Te puede interesar: Furiosa: Anya Taylor-Joy dice que nunca había estado tan “sucia y ensangrentada” para un personaje

Durante la misma entrevista, la actriz reconoció que el trabajo en esta cinta de aventura y ciencia ficción fue tan complicada física y emocionalmente que tuvo que conseguir un gato para relajarse y trabajar con sus propias emociones, sobre todo al tener a una mascota que la mantendría distraída fuera del set.

La nueva película de Anya Taylor-Joy esconde más que una crítica culinaria macabra

No hay proyecto donde Anya Taylor-Joy no se luzca, pero si hay un género que le viene como anillo al dedo ese el terror. Tras La bruja, Múltiple, Marrowbone o Última noche en el Soho, la actriz vuelve a impresionar con su carisma en una película como El menú, relato que vuelve a posicionarla como reina del horror gracias a una crítica macabra al mundo de la alta cocina repleta de ingredientes muy afilados. Pero, más allá de lo mucho que ella luzca en pantalla y de la visión tan estrambótica de lo culinario, se trata de una cinta repleta de muchas capas y sorpresas cuyo discurso va mucho más lejos de lo esperado.

Su propuesta nos pone en la piel de un grupo de comensales que, tras pagar un precio elevado por encima de los 1.000 dólares, se aventuran a una experiencia culinaria en una isla a manos de un aclamado chef. Pero el menú que deberán catar no será precisamente una rica y suculenta comida, puesto que se enfrentarán a un giro de los acontecimientos que les pondrá frente a la vida y la muerte.

Fotograma de ‘El menú’. Cortesía de Searchlight Pictures. © 2022 20th Century Studios All Rights Reserved.
Como digo, la historia se centra en poner en entredicho el valor de la alta cocina, donde lo minimalista y conceptual se impone a lo rico y sabroso. Es decir, una idea elitista que este thriller de terror lleva al extremo para mostrarnos su lado absurdo en un espectáculo de sangre y giros de guion. Pero, en medio de esta macabra idea, también surge un afilado análisis de toda la hipocresía que ronda en la sociedad, especialmente en esas altas esferas que, lejos de saborear los placeres de la vida, andan perdidos en la superficialidad de las apariencias y del poder económico sin alcanzar la felicidad.

Esto lo consigue a través de un plantel de personajes donde caben roles de todo tipo, desde el chef obseso con alcanzar logros profesionales cada vez más extremos, dado vida por un intenso Ralph Fiennes, hasta el contrapunto de la joven proveniente de entornos humildes, que se come la pantalla gracias al carácter arrollador de Anya Taylor-Joy. Y entre medias, ricachones blanqueadores de dinero, parejas de apariencia idílica con una vida lejos de serlo, o estrellas de cine no tan estelares como cabría esperar. Todo un festín para desgranar la vida elitista que, sumado a la comedia negra y al toque macabro, nos deja una película única en su especie con mucho por decir.

Además, siento que su discurso de lo culinario también se aplica a cualquier disciplina artística, a esa obsesión de los artistas de llenar un sentimiento de perfección que nunca va a darse por satisfecho, al entredicho de dar valor a cualquier simpleza, al absurdo de ver a la crítica especializada prestarse al juego de dar valor a lo banal o a lo preocupante de que la gente de a pie acaba cayendo en el engaño, como bien demuestra el secundario de una crítica gastronómica con aspiraciones exageradas de grandeza o los cocineros que acompañan al chef.

No obstante, una vez que arranca la función, creo que centra tanto el foco en el espectáculo, las sorpresas y en resaltar la excentricidad de la propuesta que llegado el momento de relucir a sus personajes estos no destacan todo lo que podrían. Hay situaciones muy peliagudas para cada uno de ellos, siguiendo (a su manera) la estructura de un slasher de terror mientras pone por delante el mensaje crítico a sus perfiles, pero el problema es que la diversión del show culinario es tan grande que estos no te importan todo lo necesario. Además, que Taylor-Joy y Fiennes se lleven toda la atención ante la ausencia de estrellas potentes entre los secundarios tampoco ayuda. De ahí que crea que muchas de las capas que tiene El menú están más escondidas de lo que deberían.

Pero no es un inconveniente que impida disfrutar de la película en todo su esplendor, solo un detalle que la elevaría a un nivel mayor que el de un divertimiento ameno, macabro y con un toque negro extremo. Y es que, al final, su mayor baza es el tener un desarrollo alocado e impredecible que te mantiene pegado a la butaca, que te hace vibrar con cada uno de sus giros y que te incita a querer escarbar dentro de cada una de las muchas ideas que desfilan por pantalla.

El look más sexy hasta la fecha de Anya-Taylor Joy
|


No es sencillo ser una de las más comentadas de la alfombra roja de los Premios Oscar, pero la protagonista de ‘Gambito de dama’ ha logrado serlo gracias a un impresionante look de Dior, firma de la que es embajadora, en el que el gran protagonista fue la red que cubría su rostro. El vestido, que aúna dos de las tendencias de la red carpet del momento al contar con corsé y transparencias, es de la marca de la que es embajadora, y fue el elegido por Anya Taylor-Joy para hacer su debut sobre la alfombra roja con su chico, el músico Malcolm McRae.
Lo cierto es que este tipo de parejas compuestas por un músico indie y una mujer cuyo estilo embelesa a las revistas de moda era muy habitual en la era de las ‘it girls’, en la que Alexa Chung y Kate Moss presumían de estilazo y de pareja en su paso por los estrenos más glam de Londres, y ahora ha sido Anya la encargada de rescatar la ecuación.
Para el estreno de su última película, ‘The Northman’, la intérprete ha acudido a Odeon Luxe Leicester Square, en Londres, junto a su chico enfundada en un look que ha subido la temperatura y que ha demostrado al mundo que Anya domina también el difícil arte de lucir el complicado naked dress. La actriz lleva un impresionante minivestido de Dior procedente del desfile de alta costura primavera-verano 2019 de la marca francesa que accesoriza con tacones brillantes de Christian Louboutin.


Hasta la fecha nos había acostumbrado a lucir vestidos con los que abrazar el glamour clásico del pasado, pero en la gala de los Oscar demostró estar comenzando una nueva trayectoria de estilo al dejarse seducir por diseños mucho más atrevidos. Este sensual minivestido es tan solo el comienzo, junto al vestido encorsetado lucido sobre la alfombra roja de la gran noche del cine, de su nueva fase fashionista en la que las transparencias son las grandes estrellas.

Este es el tercer look con el que Anya regresa por todo lo alto a la alfombra roja, pues hace poco la vimos lucir también un traje compuesto por falda y chaqueta anaranjados de Dior con el que visitó la Galerie Dior, una exposición permanente de 2.000 metros cuadrados dedicados al legado de la firma. En la exposición va revisando clásicos de la maison, como la bar jacket de 1947 y diseños procedentes de la primera colección de Maria Grazia Chiuri para la marca y modelos creados por John Galliano e Yves Saint Laurent.

En el recorrido demostró estar al tanto de la historia de la casa. “Ya os dije que soy una nerd”, dice entre risas mientras se adelanta a su guía al explicar de antemano cada pieza que ve. “De niña era un chicazo. Comencé a interesarme en la moda gracias a los personajes a los que daba vida. La magia de poder vestirme y ver a alguien completamente diferente en el espejo me alucina. La forma en la que he podido transformarme en la alfombra roja me ha ayudado porque me he convertido en un personaje diferente”, confiesa la actriz.

Categorías: Actrices