Cristina Pedroche 2023 descuido y desnudo en Zapeando y Nochevieja | Tetas, culo, descuidos y más

Publicado por lucenpop en

Por qué el vestido de Cristina Pedroche siempre da la campanada
Felicitación navideña de Cristina Pedroche en Instagram
Felicitación navideña de Cristina Pedroche en Instagram
Todos los vestidos de Cristina Pedroche para las Campanadas
Todos los vestidos de Cristina Pedroche para las Campanadas
En ocasiones, un vestido puede ser más que una prenda. Millones de espectadores esperan a que Cristina Pedroche y Alberto Chicote aparezcan hoy en la Puerta del Sol para que la presentadora vuelva a descubrir qué lleva puesto. Acto seguido, el país volverá a dividirse entre quienes interpretan su elección como un acto de rebeldía y los que la acusan de fomentar un estereotipo femenino convencional. La misma cantinela todos los años. Expertas en moda, historiadoras del feminismo y filósofas descodifican el fenómeno.

Durante más de dos décadas, la estampa invariable de las Campanadas de Fin de Año estaba ilustrada por un Ramón García ataviado con capa española y Anne Igartiburu, siempre fiel a los diseños rojos del diseñador español Lorenzo Caprile. Aquel tándem ideado por Televisión Española parecía inseparable, casi tan tradicional como atragantarse con las uvas pasados los cuartos. Al menos, hasta que en 2014 llegó Cristina Pedroche al balcón de Sol en Nochevieja. La Sexta la escogió a Frank Blanco y a la presentadora madrileña para tomar las uvas con los espectadores.

Aquella vez optó por un vestido de tul negro con transparencias diseñado por Charo Ruiz Ibiza y su compañero tiró de guion para plantearle un interrogante sobre su vestuario, que podría haber sido seleccionada perfectamente para el spot de Igualdad: «Una pregunta que todo el mundo se está haciendo ahora mismo y yo, también. Te la formulo en inglés: Are you wearing red lingerie right now?«. El juego idiomático permitió que la presentadora pusiera inicialmente una cara de circustancias, que podía leerse como un lost in translation o una reacción natural a la impertinencia de turno. A continuación, la de Vallecas optó por desplegar la parte inferior de su vestido y despejar dudas. El resto, es historia. Este gesto, tan estudiado —no nos engañemos— como previsible en Pedroche, provocó una reacción masiva. Dejar su ropa interior al descubierto parecía haberse convertido en el gesto más transgresor nunca visto en prime time.

Desde entonces, el grupo mediático la trasladó a su cadena principal y no ha dejado de ser la reina inamovible de las Nocheviejas. El año pasado, por fin, logró el ansiado sorpasso. Antena 3 fue la cadena más vista durante la emisión de las Campanadas, con 7,5 millones de espectadores. Su caché estuvo a la altura de las circunstancias y, ‘oh, sorpresa’, volvió a ser motivo de polémica. La presentadora se embolsó 60.000 euros, mientras que su compañero, el chef Alberto Chicote, recibió la mitad (30.000 euros), según una información publicada en The Objective. Pedroche no ha entrado a confirmar ni desmentir la cifra, que doblaría la que se asigna a las presentadoras del resto de cadenas. «No lo hago por ganar o no ganar. Tengo un contrato de cadena y, si las hago o no, gano lo mismo», explicaba en una visita a La Resistencia.

Entre tanto, la competencia ha probado todo tipo de fórmulas. Al año siguiente de que se estrenase el ‘efecto Pedroche’, Telecinco y Cuatro escogieron a los estilistas de Cámbiame para tratar de ir un paso más allá. Marta Torné, Pelayo Díaz, Natalia Ferviú y Cristina Rodríguez aparecieron en la Nochevieja en ropa interior roja justo antes de un corte para publicidad. La provocación, sin embargo, no logró deslumbrar más que la presentadora madrileña y los 20.3000 cristales tallados que componían su traje de corte sirena confeccionado por la firma Pronovias.

TVE, que ha sido el referente clásico, dejó a Ramontxu fuera en la retransmisión de la entrada de año de 2019 e Ibai Llanos supo ver el filón irónico-nostálgico y lo recuperó para dar las Campanadas desde el pasado año en Twitch. Igartiburu, en cambio, siguió al pie del cañón unos años más e incluso podría haber formado parte de una fórmula inédita en la cadena pública.

El año pasado se anunció que compartiría cuartos con Ana Obregón, de forma que habrían sido las primeras en hacer un dúo de mujeres al frente del cierre de año. Sin embargo, la audiencia se quedó con los dientes largos. Obregón tuvo que apearse del proyecto después de dar positivo en covid. La sorpresa de este año es que Igartiburu también se cae del cartel, después de 17 años pasando frío en la Puerta del Sol. Son los 40 minutos de oro de la televisión y la competencia es feroz.

Entre la cosificación y el derecho a llevar lo que te da la gana
Tras nueve años despidiendo el año frente a las cámaras, Cristina Pedroche intenta no perder la capacidad de sorprender y ha desvelado ya que casi cien personas trabajan a contrareloj en el nuevo diseño para estas Campanadas, que volverá a incorporar transparencias. En su última visita a El Hormiguero ha dejado entrever que podría haber apostado por el body painting, pero quizás se trate de un juego de pistas falsas entre la presentadora con la audiencia. El secreto sigue intacto.

Es imposible saber aún si logrará su propósito de desencajar mandíbulas, pero las que se superarán un año más, a buen seguro, serán las críticas en redes sociales. El pasado diciembre, la presentadora se sinceraba así ante los 2,9 millones de seguidores que atesora en Instagram: “Aunque no lo parezca, están siendo días difíciles. (…) Intento mantenerme un poco al margen y no leer nada, pero siempre hay comentarios o gestos que me llegan y que me hacen sentir mal. Mal no, muy mal”, afirmaba. La vallecana pedía unos días de sosiego para recuperar el aliento ante el linchamiento machista. «Es por el cúmulo de cansancio, también de insultos y malas palabras, o de otras cosas, porque la gente me felicita cuando sé que muchos no se alegran de verdad», añadía.

Marian Pérez Bernal, profesora de Filosofía de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), resta importancia al debate que se plantea todos los años y desliga la elección de su outfit del movimiento por la igualdad. «No comprendo que cada 31 de diciembre se abre una polémica en torno al traje que ha llevado Cristina Pedroche y la opinión que pueda tener el feminismo acerca del mismo. Parece que depende de qué ropa se ponga una mujer puede ser más o menos feminista. En España en 2022 eso no tiene ningún sentido», aclara.

Pedroche ha sabido descomprimir y tomarse con humor el ser carne de meme, pero confiesa que cada Nochevieja se queda «totalmente desnuda en cuanto a sentimientos» y ha reivindicado en varias ocasiones su derecho a llevar lo que le apetece. «Mi vestido es superfeminista porque llevándolo defiendo la libertad de la mujer. Me visto como me da la gana», defendía en una entrevista con Luz Sánchez-Mellado en El País. «También te digo que, si el primer año me hubieran dicho que tenía que ponerme un vestido sin sujetador y con las bragas a la vista, nunca lo hubiera hecho. Yo decido», recalcó.

Ante estas declaraciones, la investigadora de la historia del pensamiento feminista en la UPO, ha querido añadir una puntualización: «Vestir como lo hace Cristina Pedroche no es tampoco una acción súper feminista, como ella ha dicho. Ella puede elegir libremente cómo quiere aparecer en la televisión, pero su opción no amplía la libertad de las mujeres, no contribuye al avance de los derechos de las mujeres, ni ayuda a que las mujeres tengamos más poder. Las mujeres que son capaces de salir por las calles de Irán sin velo sí están haciendo un acto revolucionario y feminista a través de su ropa. Cristina Pedroche, no». Bernal sostiene que el feminismo debe luchar por que cada mujer pueda vestir como quiera, pero centra sus desvelos en otra dirección. «Si Cristina Pedroche quiere recibir el año nuevo así que así lo haga. A mí lo que me preocupa es que Mahsa Amini muriera por no llevar bien puesto el hiyab», reflexiona.

Erea Louro, creadora del blog All That She Wants, considera fundamental descargar de responsabilidad a las celebrities de la tendencia a la cosificación pública. «Durante muchos años se ha sexualizado a las mujeres en televisión y de ahí vienen muchas críticas a Cristina Pedroche, pero yo creo que es algo que no puede cargarse sobre sus hombros. Mientras ella sea libre, debería poder ponerse lo que quiera sin que se la juzgue de esa manera», introduce.

La influencer sostiene que todas las referencias e inspiraciones que utiliza junto a Josie, su estilista, son tendencias con un trasfondo mucho más interesante que los centímetros de piel que quedan al descubierto. En los últimos años, de hecho, ha ido introduciendo un concepto cada vez más vinculado al arte. «Ha tenido grandes aciertos, como el look basado en el diseño con el que desfiló Laetitia Casta para Yves Saint Laurent en 1999 y que adaptaron en 2019, o la obra que escogió el año pasado de Manuel Piña, una gran figura de la moda de nuestro país que sigue siendo muy desconocida», observa. Desde su punto de vista, el hate es absolutamente desproporcionado. «Cher llevaba looks de ese estilo a las fiestas en los 70, vemos vestidos así en muchas galas a Beyoncé y no suelen recibir críticas en los mismos términos», asevera.

La moda como instrumento de empoderamiento
El semiólogo ruso Yuri Lotman dijo en una ocasión que la moda es un metrónomo cultural. La forma en la que vestimos nos permite saber cómo funciona la cultura y el momento que vivimos. Esta teoría no hace más que desvelar que el éxito de Pedroche escuece porque la sociedad sigue teniendo un poso machista y cualquier estilismo ‘poco comedido’ levanta la misma polvareda que aquellos míticos tres segundos que protagonizó la cantante Sabrina Salerno en la gala de Nochevieja de 1987. «Cristina Pedroche ha hecho algo muy inteligente, ha creado un evento dentro de otro más grande y lo ha conseguido al capitalizar un momento puntual. Llevó un vestido con transparencias en una televisión de nochevieja muy rancia. Aquel instante fue el equivalente al pecho visible de la cantante italiana. Seguimos siendo muy tontos, la verdad, o muy pacatos», opina Ana Velasco, autora del libro Historia de la moda en España: De la mantilla al bikini, sobre cómo la moda es un reflejo de los cambios políticos y sociales de cada época.

En efecto, ha pasado la friolera de 35 años desde aquella actuación y el cuerpo de la mujer sigue dando titulares. «Sale todo el machismo puro y duro. Me atacan diciéndome: ‘Puta, buscona, vas así y si te pasa algo lo tienes merecido’», se quejaba la presentadora en un especial feminista de El Objetivo. El programa de La Sexta le valió para advertir que la verborrea machista y faltona no cesa, tampoco al finalizar la cita navideña.

La periodista e historiadora de la moda inscribe esta ‘rebelión de las masas’ en una etapa de cambios de formato y una televisión tradicional muy agotada. «Me parece muy poco igualitario, bastante baboso y de cuñado que alguien se delicie viendo a una chica a la que se le puede entrever la ropa interior», plantea. «Al margen de eso, creo que también pensamos que hablar de ropa es superficial, cuando no lo es en absoluto. La moda dice mucho de nosotros, de lo que queremos transmitir voluntariamente y, por tanto, no me parece ni machista, ni frívolo comentar qué se pone alguien. A nivel individual, me parece un éxito para Cristina Pedroche. A nivel colectivo, es un poco deprimente que, en 2022, lo mejor que podamos ver en la tele sea cuánto de desnuda va una mujer», recalca.

Algunas publicaciones han comparado la expectación por el vestuario de Pedroche en las Campanadas con un chiste cansino, en concreto, con el sketch de las empanadillas que Martes y Trece popularizó en los 80. Sin embargo, Marita Alonso, periodista experta en cultura pop, aplica la óptica feminista y, aunque también lo considera un imprescindible de las fiestas, desvincula por completo el acontecimiento de ese humor rancio. «El look de Pedroche en Nochevieja es el nuevo turrón: ya es inconcebible terminar el año sin él. No hay que olvidar que la moda encierra mensajes, y por más que el mix ‘Josie/Pedroche’ no guste a muchos —porque en el fondo, esperan looks clásicos dignos de alfombra roja—, lo cierto es que trabajan cada año para servir de espejo a la situación actual del mundo y para rendir homenaje a la historia de la moda», explica Alonso. «Cada año diferentes voces cuestionan por qué enseña tanta piel, pero considero que Pedroche ha sabido darle un giro a la mirada masculina y retomar el control de su cuerpo, ese que lleva años siendo objeto de debate nacional, como si la silueta de la mujer pudiera ser comentada sin pudor y sin límites como una pincelada que objetiviza», añade. Desde el punto de vista de Alonso, el nuevo sex appeal radica en controlar tu identidad. «Enseñar piel para ella no es una forma de seducir, sino de adueñarse del mensaje y del deseo», asegura.

Carmen Cachero, creadora del blog El Diablo viste de Zara, apoya la tesis y pone en valor la capacidad de la vallecana para transformar la crítica en triunfos. «Cristina Pedroche ha conseguido convertirse en un referente más de las Navidades. Se hablará durante días de su vestido, antes y después de la Campanadas. Conseguirá que todos pasemos en algún momento por su canal para ver cómo se desvela el modelito es cuestión, para poder opinar al respecto. Se escribirán artículos, se publicarán tweets, se hablará de ella en las comidas en familia de año nuevo; en definitiva, se generará conversación. Ella es historia de la moda en la televisión en España: nos quedamos sin la capa de Ramón García y este año sin los vestidos rojos de Caprile para Anne Igartiburu. Si no tuviéramos el vestido de la Pedroche, estoy segura de que la echaríamos de menos”, concluye.

A cuatro días de las Campanadas, Antena 3 ha lanzado una nueva promo protagonizada por Cristina Pedroche para el evento del 31 de diciembre. Este spot sirve como continuación al ya lanzado a finales de la pasada semana, en el que se veía a la presentadora siendo liberada tras un año encerrada a la espera de “su momento”. Ahora, la podemos ver aparentemente desnuda deambulando por las instalaciones de Atresmedia y topándose con compañeros de grupo.
Por ejemplo, con Roberto Brasero, Roberto Leal y Sonsoles Ónega, en cuyo plató de Y ahora Sonsoles la vallecana llega a colarse para sorpresa del público. También se encuentra con Alberto Chicote, su acompañante habitual para las Campanadas, que simula no tener la mejor de las opiniones sobre su compañera de Nochevieja.

Como si de uno de los interludios de Pesadilla en la cocina se tratase, el chef habla exasperado a cámara: “¿Estamos locos? ¡Todos los años igual! Me podía haber tocado Susanna Griso, la nueva, Sonsoles… Pero me tiene que tocar cada año la loca de la Pedroche”.
Si bien el anuncio oficial para las campanadas no se comunicó hasta este mismo mes, se daba por hecho que Antena 3 no cambiaría de pareja para la última noche del año. No en vano, gracias a Pedroche y Chicote, y a la expectación generada en torno al look de la presentadora, la cadena ha logrado escalar año a año en audiencias hasta lograr liderar con récord las uvas de 2021-2022, desbancando a TVE.

“No miro las audiencias. Lo que quiero es que salga bien y que cuando me vaya de la Puerta del Sol, diga ‘olé, ha quedado bien’. La gente se ha dado cuenta que se puede comer las uvas en Antena 3 y no se va a negro ni pasa nada, y que da suerte”, decía hace ahora una semana.

Cristina Pedroche posa desnuda y bate récord de comentarios en redes sociales
La presentadora publica una imagen leyendo desnuda dentro de una piscina durante sus vacaciones en Yucatán e incendia Instagram.


A las puertas de dar la bienvenida a la Navidad y, con ella, a la gala de Nochevieja, Cristina Pedroche ha decidido adelantarse a la polémica en Instagram. La presentadora, que siempre es juzgada por cada una de las fotografías que comparte -especialmente por aquellas en las que enseña su cuerpo-, ha decidido ignorar los comentarios y dar una nueva lección de amor propio posando desnuda en una de sus más recientes publicaciones en la red social.

Lo ha hecho durante sus vacaciones en Yucatán, lugar desde el que comparte imágenes enseñando las costumbres y la gastronomía del país, además de paradisíacos y envidiables paisajes envueltos por la naturaleza. En la última instantánea que ha publicado en su perfil, de hecho, así lo hemos podido comprobar. Sobre un fondo verde de árboles y plantas tropicales, la periodista se deja ver de espaldas leyendo desde dentro de una piscina y lo hace completamente desnuda.
La publicación de Cristina Pedroche, como era de esperar, ha batido récords de likes y comentarios en pocas horas. A pesar de contar con un amplio número de detractores que la critican por desafiar la censura de Instagram y enseñar su cuerpo, también ha recibido una gran cantidad de aplausos, entre los que podemos encontrar los de otras personalidades públicas como su pareja, el cocinero Dabid Muñoz (el favorito de Rosalía) o, también a Anne Igartiburu o Albanta San Román.


Que Cristina Pedroche ha aprendido a gestionar emocionalmente las críticas es una evidencia. La presentadora ha hecho de las mismas su fortaleza y, como demuestra una y otra vez, aboga por enseñar y lucir su figura siempre y cuando ella quiere, omitiendo las críticas. Hace poco en Twitter se defendía de uno de los comentarios que le dejaba una seguidora aludiendo a su decisión de para mostrarse como ella quiere: “Os juro que a veces se me quitan las ganas de leer los mensajes. Me parece bastante triste que una persona sea capaz de decirme (a mí o a cualquier mujer) todo esto. En fin…todavía queda mucho por hacer”. Y claramente, Cristina Pedroche aboga por seguir defendiendo su libertad de enseñar lo que quiere y cuando quiere, con seguridad y fortaleza.

El ‘atrevidísimo’ look de Cristina Pedroche que no convence a Dani Mateo: “Esos vaqueros son de madre”
Dani Mateo, nada más comenzar el programa y como cada tarde, presenta a los colaboradores que le acompañarán esta tarde en Zapeando: “María Gómez, Quique Peinado, Valeria Ros y la guapísima y atrevidísima Cristina Pedroche”. Y, es que, la colaboradora de Vallecas ha escogido un look de transparencias combinado con zonas más oscuras que tapan zonas estratégicas para este programa del viernes: “Las cruces (en los pezones) son para que se puede emitir y que Instagram no me censure”, aclara.

“Cuando Dani Mateo me ha visto ha dicho que parezco una señora mayor por el vaquero”, comenta, a lo que el presentador responde: “Vas de hija adolescente y de madre a la vez”. Según Dani el estilo de pantalón que lleva es el típico que llevan las “madres para disimular la barriga”. Puedes ver el look atrevido de Cristina Pedroche al completo en el vídeo principal de la noticia. Y tú, ¿le das el aprobado?

¿De qué van disfrazados en ‘Zapeando’? Así fue el descuido de Cristina Pedroche y su vestido con el que acabó mostrando un pezón
Los zapeadores han lucido sus mejores galas para el día de Halloween

¿De qué van disfrazados en ‘Zapeando’? Así fue el descuido de Cristina Pedroche y su vestido con el que acabó mostrando un pezón
Se acerca Halloween, el día de los muertos, la noche de las brujas y, en definitiva, el día anual del terror. Por ello, el mundo se viste para celebrar dicha festividad, todo se llena de negro y naranja, caramelos, películas de miedo… Pero lo que de verdad llama la atención son los disfraces.

Este es el caso de ‘Zapeando’, el programa de LaSexta ha presentado un espacio cargado de elementos de Halloween y por supuesto, con espectaculares disfraces de los colaboradores y el presentador Dani Mateo.

Sin duda, sus galas han sido lo más comentado en Twitter. Dani Mateo iba de Beetlejuice, un fantasma que asusta a los nuevos inquilinos de una casa para obligarles a irse, una de las películas más recordadas de los años 80 (1988). Miki Nadal se vistió como el villano de Batman, el Pingüino. Con su pelo graso, bombín y nariz puntiaguda.

Eso los chicos, pero ellas no se quedaron atrás. Valeria Ros se disfrazó de Cruella de Vil. Villana Disney que ha recuperado su fama gracias a la última película de Emma Stone: ‘Cruella’. María Gómez se metió en el papel de una de las películas más aterradoras, ‘Carrie’, toda ensangrentada y con su mítico ramo de flores. Pero, sin duda, la que más llamó la atención fue Cristina Pedroche y su disfraz de María Antonieta decapitada.

El descuido de Cristina Pedroche

Sin embargo, a pesar de que el disfraz de la Pedroche era toda una obra de arte, no fue por lo que realmente fue la protagonista. Su peinado, la posición del cuerpo, el efecto de cabeza cortada, la ropa… todo era perfecto, un disfraz sin fallos, pero lo que nadie se esperaba es que tuviese un descuido y acabase mostrando un pezón.

No la propia Pedroche, sino el disfraz, María Antonieta. El muñeco que llevaba a su espalda comenzó a perder el vestido y poco a poco se le fue viendo el pezón derecho. Llegó hasta tal punto que se veía completamente e incluso le rozaba en la cara a Cristina Pedroche, generando las risas entre sus compañeros y el plató.

Cristina Pedroche, una ninfa nudista de los bosques: el vídeo de la colaboradora de ‘Zapeando’ chapoteando como Dios la trajo al mundo en un cenote


No hace falta ser un lince para percatarse que a Cristina Pedroche le importa más bien poco el hecho de quedarse en bolas, y a nosotros nos parece estupendísimo.

La colaboradora de ‘Zapeando’ tiene por costumbre deleitarnos con su cuerpazo esculpido en el templo del deseo siempre que se le antoja, ya sea primavera, verano, otoño, o en vísperas de Año Nuevo cuando la fresquita brisa madrileña impregna cada poro de su piel.

Ahora, la fit girl se encuentra pasándolo padre en unas vacaciones deluxe en México junto a su señor esposo, el cocinero Dabiz Muñoz. Y no hay escapada que se aprecie sin un despliegue de fotitos, fardando de viaje y con el único y sencillo fin de ponerle los dientes largos a los followers.

Y así lo ha hecho. La vallecana ha compartido un vídeo en Instagram cual Pocahontas de ‘Hacendado’, nadando como Dios la trajo al mundo en un cenote y sin temor alguno a las especies rarunas que se encontraban bajo su body.
“Superando miedos… Antes nunca me hubiera bañado y ahora solo necesito unos segundos para acallar los pensamientos negativos que me vienen y vencerlos. He necesitado años y muchos viajes para llegar hasta aquí y estoy muy orgullosa de ello”, ha revelado una orgullosísima y valiente Ninfa Pedroche desde su perfil instagrammero.

Cristina Pedroche 2023 descuido y desnudo

Cristina Pedroche revoluciona Instagram con un sensual posado con los pantalones completamente transparentes
Las grabaciones de ‘Love Island’ han comenzado y con ellas el despliegue estilístico más espectacular de
¿Ya es 31 de diciembre? Que no cunda el pánico… Con todo el verano por delante Cristina Pedroche nos ha deleitado con uno de esos looks dignos de ser comentados y que nos han recordado de manera inevitable a esos looks que luce cada año en la Puerta del Sol. La comunicadora, de 33 años, se ha puesto al frente de la segunda edición de ‘Love Island’ y sus estilismos no están dejando indiferente a nadie.

La maleta de Cristina Pedroche en Gran Canaria está cargada de looks arriesgados, repletos de transparencias, colores, formas imposibles… que la presentadora defiende como nadie. Se ha convertido en todo un icono de estilo y ella no puede estar más orgullosa.

Cristina Pedroche da la razón por la que mantiene relaciones sexuales cuando se encuentra mal de salud
Cristina Pedroche da la razón por la que mantiene relaciones sexuales cuando se encuentra mal de salud
Para uno de los últimos programas, Cristina Pedroche se decantaba por un dos piezas compuesto por un pantalón completamente transparente tipo bombacho con puño ajustado en el tobillo y detalles patchwork. Un diseño de Yvan Andrew que dejaba al descubierto su ropa interior y su imponente figura.

Cristina Pedroche culo

Cristina Pedroche lleva siete años sobreviviendo al hate y a las potenciales pulmonías que podría coger con tan poca ropa cada Nochevieja. La de Vallecas volverá a presentar las Campanadas 2022 acompañada de Alberto Chicote en Antena 3 gracias a la expectación que genera cada Navidad con el modelito de infarto que lucirá desde ese mítico balcón de la Puerta del Sol.

La propia Cristina ha subido a Instagram este vídeo promocional al más puro estilo ‘Sexo en Madrid York’ donde se le puede ver bajar de un taxi (como se nota que tiene dinerito y no tiene que andar tirando de las ofertas de ‘Bolt’, ‘Cabify’ o ‘Uber’) y quitarse la ropa hasta quedarse completamente desnuda por las calles de la capital española ante la atenta mirada de todos los curiosos que pasean por el centro de la ciudad para ver las luces navideñas y subir a las redes sociales la fotito obligatoria de la fachada de ‘Loewe’ o ‘Hermés’.
Un cartelito donde se lee “quedan 10 días” hacen la función de pezoneras y braga-faja a modo de censura del desnudo integral que simula la Pedroche en este teaser de su despelote anual. Además, el vídeo advierte que habrá una segunda parte de esta promo el próximo 23 de diciembre donde, quizás, Cristina enseñe un poquito más de cacho o revele alguna pista adicional sobre el concepto del vestido con el que eclipsará y provocará la indignación de todo familiar conservador que quiera escandalizarse en la mesa.


Los más observadores, los que estamos tan aburridos como para analizar fotograma a fotograma este vídeo, nos hemos dado cuenta de un detalle que podría ser muy esclarecedor dado que Cristina Pedroche y su equipo (capitaneado por el pitiminí de Josie) no dejan nada al azar.

La cortinilla del fundido a negro de este teaser está animada con un efecto de pelo muy de ‘Rapunzel’, lo cual podría indicar que este año la presentadora podría haber tirado más de cantidades industriales de extensiones (para cubrir su cuerpo con pelo a lo prota de ‘Érase una vez el hombre’) que de alta costura. Otros, en cambio, apuestan por que la Pedroche nos sorprenderá con un espectacular cambio de look capilar a lo Lydia Lozano en los míticos programas de ‘La Última Cena’.

Cristina Pedroche culo

Cristina Pedroche

Se aproxima el verano y hay que empezar a acelerar la puesta en forma, y más si se va a lucir bikini. En este caso la simpática periodista madrileña Cristina Pedroche de 28 años de edad, felizmente emparejada con el prestigioso chef David Muñoz, acostumbra a compartir con sus fans cualquier cambio que suceda en su vida.
La hemos visto de vacaciones, con su chico, etc, y ahora la vemos entrenado sus abdominales de una manera llamativa para que su figura sea de sobresaliente. Y es que a algunas no las hace falta demasiado esfuerzo para mantenerse en forma y lucir un tipo de infarto, y Cristina Pedroche lo sabe. Hemos visto a la periodista lucir palmito a través de las redes sociales a lo largo de los últimos meses, como el pasado mes de julio con una sugerente imagen en un topless de espaldas, imagen tomada por David, y que compartieron a través de Instagram con el texto “Desconexión Total”. Recordamos que tanto Cristina como su pareja, el chef David Muñoz, comparten su afición por el deporte y el running en particular. Pero Cristina complementa su entrenamiento con duras sesiones matinales en el gimnasio o en casa, como en este caso que la vemos practicando unos agresivos ejercicios de abdominales denominados hipopresivos, declarando “Unos hipopresivos de buena mañana”.